— Los fashionpedists

Archive
Sin categoría

1. PRESENTACIÓN (imagínenme como Billy Cristal, no como Whoopy Goldberg, que les veo venir)

No es que frecuentemos mucho la biblioteca local, la verdad sea dicha, pero es el punto intermedio entre la casa de Syl St. y de la que esto escribe. Y en la cafetería de enfrente regalan bizcochos.

Nuestras vidas no son un camino de rosas, pero tampoco un valle de lágrimas. No molamos mazo ni somos unos iconos del estilo, pero tampoco somos floreros chinos ni vamos por ahí sin depilar. Puteados estamos casi todos, qué les voy a contar. Lo que pasa es que a Syl y a mí nos encanta quejarnos y reírnos mientras lloramos con nuestras miserias laborales y domésticas. Y en una de estas, mientras comíamos bizcocho regalado, Syl dijo: “montemos un blog mono. Algo nuestro. Sale más barato que un psicólogo y, oye, si no nos lee nadie, al menos nos echamos unas risas, y no tenemos que rendir cuentas a nadie” Y como otra cosa no, pero de gilipolleces vamos a cuatro por minuto, dimos forma a la idea, el nombre y las secciones en lo que dura un café con bizcocho.

Pitina Caleya, ilustradora y diseñadora web de las que valen un potosí y Mariano José de Farra, pozo de sabiduría y, como ya se habrán dado cuenta, maravilloso escritor, accedieron a la propuesta de estas dos taradas. Y en una edición de la pasarela antes conocida como Cibeles, marco incomparable, inspirados por adolescentes fashionistas y señoras vestidas de madrina (gracias) acabamos de perfilar este blog. Con muchas ganas, porque por primera vez, era algo sólo de los cuatro.

Algunos nos dedicamos o intentamos dedicarnos directa o indirectamente a esto que llaman Moda (qué es para nosotros la Moda daría para ocho textos y tres querellas judiciales) El resto la tiene entre sus hobbies predilectos. Llevamos años leyendo blogs, husmeando en revistas, robando fotos descubiertas en posts y demás dinámicas típicas de cualquier aficionado. Seguimos haciéndolo, y con mayor asiduidad, por aquello de las redes sociales y mi reciente adicción al Twitter del demonio.

El caso es que, joder, muchos sois muy buenos. Tanto que me hierve la sangre al ver cómo algunos no estáis petándolo en algún medio o dominando el mundo con vuestro trabajo. La justicia poética, que es una cosa muy romántica y muy de llevar capa, hará que la mayoría lo consigáis si no lo estáis consiguiendo ya. Pero, mientras tanto, y por si sirve de algo, hemos querido premiar desde este humilde espacio a algunos de los que, para el Fashionpedismo, son un must dentro del mundo de las redes, los trapos y la sabiduría modistil.

No queríamos sortear nada, porque esto no es un bingo de pueblo. Queríamos regalar, premiar o como quieran llamarlo, así que tampoco hemos optado por el clamor popular. Esto sigue siendo algo nuestro. Por eso el premio consiste en un libro-joya sobre Mad Men con ilustración y oda laudatoria personalizadas para cada premiado. Más nuestro no puede ser (o sí, pero no nos llega la pasta)

Topicazo: ha sido una elección difícil porque todos son muy buenos. Pues no, no todos son muy buenos, pero sí hay bastantes que merecerían estar en esta lista, y nos duele no tener un almacén lleno de libros que regalar a todos los que nos gustan. Como no es así, y sólo tenemos seis, ahí van nuestros premiados:

Read More

El verano de Los Fashiónpedists

Llega el verano y, como todos saben, en verano las cosas cambian. Por eso, en los próximos dos meses, Los Fashiónpedists hemos elaborado contenidos especiales a la altura de nuestra muy exigente audiencia. Tenemos dos nuevas secciones. En Conexión Maritrini, haciendo honor a nuestro lugar de retiro espiritual favorito, entrevistamos a personajes imprescindibles de nuestra particular cosmovisión. Y en Noche en el Museo, nos lanzamos al folletín para publicar una novela por entregas en la que hemos dado rienda suelta a lo mejor y lo peor de nuestra creatividad. Reducimos el ritmo hasta una publicación semanal. Eso sí, más larga y más jugosa. Léannos en el iPad, en el netBook, en el móvil o en la soledad de sus oficinas. Pero léannos. Que en septiembre volveremos con nuestras secciones habituales, y les tomaremos la lección.

Los Fashiónpedists

Read More

Bartleby en el atelier. El silencio, la nada y la moda virtual.

Cuando un diseñador no diseña, puede ser por dos razones. La primera puede ser una marca fuerte y un ingente equipo de asistentes que hacen innecesario un control real del proceso más allá de un par de orientaciones generales. Así ocurre en casas muy consolidadas que no requieren una importante dosis de innovación para seguir funcionando. El otro caso se da cuando un diseñador, a pesar de contar con talento, con un estilo propio, con cosas que decir y con logros demostrables en todos los planos, se ve relegado al silencio por el sistema de la moda, el sindiós institucional e incluso por su propia falta de ambición o de visión comercial. Estos personajes que, en una actitud similar a la del Bartleby de Melville o el Kurt de Menéndez Salmón, optan por el silencio, abundan hoy en un mundo de la moda repleto de cadáveres en las cunetas y de Max Estrellas deambulando por los callejones del anonimato.

Read More

Christopher Breward is close to my heart

Christopher Breward. Retengan este nombre. Nosotros, en cuanto vimos la bibliografía que acompañaba el kit que nos dieron al entrar en su conferencia, comprendimos que era una vergüenza no haberlo conocido mucho antes. Fue en el Museo del Traje, en las jornadas de moda masculina que este año han reunido a profesionales de todo tipo con un objetivo común: hablar de moda. Christopher Breward trabaja en el Victoria & Albert, y eso debería bastar. Alguien que vive entre azulejos de William Morris, arquerías neogóticas y antiquísimas piezas lacadas sólo puede ser alguien maravilloso. Vino al Museo del Traje a hablar de la influencia británica en el ropero del hombre contemporáneo, y lo hizo con multitud de imágenes que empezaban en los reyes ingleses del Renacimiento y terminaba con maravillosos dandis de los ochenta.

Read More