— Los fashionpedists

2012: LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

mejorypeoranim

 

Hemos claudicado.
Si poni veo, poni quiero.
No íbamos a ser menos.
En el fondo, fondo, fondo, nos mola mazo seguir la corriente masiva, gregaria y uniformizante. Pero no lo comenten.
He aquí nuestra lista esquizo de lo mejor y peor del año en materia modistil, porque esto antes solía ser un blog de moda.Quizá lo malo daría para una sección, pero al mal patrón, buena cara, que también hemos tenido nuestros deleites e iluminaciones.
Juzguen y discrepen ustedes mismos. Y recuerden siempre que nuestro criterio se forja a base de elementos y referencias extrañas. Vamos, que probablemente cualquier parecido con la realidad sea mera coincidencia:

Mejor colección: Jil Sander otoño/invierno 2012 porque la despedida de Raf Simons será recordada en los anales de la Historia de la Moda en general y en la casa de CatyShark de Aragón en particular, que soltó una lágrima y obligó a sus padres a quitar el Telediario y a sentarse delante del Youtube sin saber muy bien qué demonios estaban viendo y por qué todos los abrigos eran tan grandes.
Mención especial para Valentino O/I 2012 y para Balenciaga P/V 2013
Peor colección: Missoni es una de esas marcas capaces de lo mejor y de lo peor. En su colección para el O/I 2012, el desconcierto llega a extremos estratosféricos. ¿Llegaremos a asimilar esas gamas de marrones? ¿Esas mezclas? ¿Dejaremos alguna vez de sentir miedo?
 

 
Mejor Fashion Film: A therapy, de Prada. Los fashion film son el nuevo negro. Hay muchos, muy variados y muy buenos. Pero Prada siempre está beyond,y el corto de Polanski es una muestra perfecta del cinismo y la autoironía de la que hace gala nuestra Miu . Que luego hace sandalias para llevar con calcetines, sí, pero en universos de marca no hay nadie como Prada.
Peor fashion film: Aunque Mariano José de Farra cree que será de los pocos que pasen a la posteridad, como la posteridad aún no ha llegado, nos quedamos con Loewe y sus hijos de papá desayunando psicotrópicos. Por mucha viralidad y mucho revuelo que generara, ni es coherente, ni es serio, ni tiene sentido alguno.
 

 
Mejor blog/revista digital: Fashion Industry Confessions, el Gossip Girl de fashioneo que importa. Si existiera uno cañi, no daríamos abasto.
Y Sovietmag, porque no sólo de moda vive el dospuntocerismo, pero también de moda. Y porque nos hacen creer que otras revistas digitales son posibles más allá de las entrevistas a actrices de series españolas o el sempiterno repaso a los looks de las famosas.
Peor blog/revista digital:  Todos los que cuentan lo mismo y sólo cambian las fotos. Todos los que copian y pegan notas de prensa. Todos los que engañan al lector escondiendo los patrocinios, Y son muchos.
 

 

Mejor libro: El catálogo de la exposición de Gaultier. Nunca ir de la Fundación Mapfre al extrarradio madrileño cargado como una mula fue tan placentero. No le falta detalle. Puro deleite.
Peor libro: Todos los que consiguen que Sexo en nueva York parezca cine de autor. Todos los que nos hacen creer que la moda sólo es combinar zapatos flúor con bolsos de tachuelas. Todos los que enarbolan la bandera de la “mujer moderna” para vender situaciones y tramas  incoherentes. Y hay varios.
 

 
Mejor momentazo interplanetario: El descubrimiento de Caty Horyn como la nueva Ángela Channing. La vuelta del Slimane más choni. Su encontronazo. Esa carta abierta. Ese “usted es una malota de patio de colegio”. Ese “chínchate que no eres Raf”. Vuelta a la preadolescencia en señores maduritos y mediáticos. Necesitamos más. Queremos sangre.

Peor momentazo interplanetario: Ese juego de las sillas que ha logrado que marcas consagradas estén perdiendo poco a poco la identidad que tanto les costó conseguir. Lo de Ghesquière ha terminado de demostrarnos que la moda no es muy distinta de una empresa de productos lácteos. Y en ellas no despiden a sus empleados publicando vídeos humillantes.
 

 
Mejor momentazo patrio: Constatar y confirmar que los desfiles del Off son mejores que los que se celebran en Cibeles de las Mercedes. Sacar la moda de Ifema e integrarla en la ciudad. Ver cómo otros diseñadores sin subvención o sin patrocinios para desfilar tampoco se rinden y buscan otros caminos. La vuelta de Adrover, aunque fuera en Nueva York.
Peor momentazo patrio: Cibeles de las Mercedes ha cambiado de nombre pero no de espíritu. Mención especial al plagio de las maravillas de Andrés Gallardo perpetrado por Ana Locking.
 

 
Mejor gossip: Galliano en Schiaparelli. Galliano volviendo. Ay. Ay.
Peor gossip: Lo peor de los malos gossips es que todos acaban confirmándose (para muestra, Alexander Wang) aunque siempre nos quedará el sempiterno eco de Tom Ford para H&M…
 

 
Mejor momento fashionpedista: Obvio. Muchísimas gracias a todos los que han comprado, han compartido, nos han felicitado, se han interesado y/o han asistido a las presentaciones de nuestros “Prodigiosos mirmidones” Aunque a veces pueda parecer lo contrario, no somos especialmente pesimistas, pero NUNCA habríamos podido imaginar semejante acogida. Hace tres meses que salió el libro y aún no somos muy conscientes de nada, así que el subidón nos durará todo el 2013. Gracias a vosotros hemos vivido momentos de esos que contaremos a nuestros nietos. Y nos ahorraremos un montón de ansiolíticos
Peor momento fashionpedista: Fuimos llenos de admiración e ilusión al desfile homenaje a Elio Bernhayer y acabamos presenciando un despropósito patrocinado por Mahou con imágenes de “Cuéntame”, futbolistas retirados y seis vestidos.
También presenciamos con horror cómo Jesús Mariñas preguntaba a Gaultier en la rueda de prensa si prefería a Rossy de Palma, Madonna o Amanda Lear. Y no sabemos cómo podemos seguir durmiendo por las noches.

 

 

Mejor traperío: las rebajas de COS son siempre un oasis en mitad de las tachuelas y las parkas con lentejuelas. Ciertas pop-up stores de diseñadores sin tienda permanente son la alternativa molona a la homogeneidad inditextil y un buen modo de mostrar que otra moda patria es posible.
Peor traperío: Van a abrir un Primark en Gran Vía pero el Uniqlo más cercano sigue estando en París. También nos han llegado rumores de que ciertas bloggers están vendiendo los productos que les regalan. Y muchos comercios pequeños, nuevos o de toda la vida, han cerrado.
 

 
Mejor revista: Si tuviéramos que reencarnanos en una revista, probablemente lo haríamos en Citizen K (la francesa, la única). Tendrá números mejores o peores, pero en todos ellos se palpa la devoción por la moda, sin necesidad de justificarla con otros contenidos más “profundos” (ejem) No sucumben al digital porque adoran el tacto y el ritual de pasar las páginas de un buen editorial. Y si estáis en Francia, sabed que cuesta un euro.
Si tuviéramos que elegir una revista nacional, elegiríamos Modaes sin pensarlo, porque la Moda, ante todo, es una industria, y afortunadamente ellos han venido a cubrir ese vacío. En un año de Modaes hemos aprendido más sobre moda que en diez años de otras publicaciones.
Peor revista: El Vogue París de Carla Bruni es el peor despropósito que hemos visto en años. Hay muchas revistas de dudoso gusto, pero quizá la decadencia paulatina (salvo excepciones) de la revista de moda más importante del mundo es lo que nos hace sentir más pena, penita, pena.
 

 
Mejor fotógrafo: Por no caer en lo obvio y citar a Meisel, y porque no hemos estado pendientes del trabajo fotográfico de Nick Knight en 2012, nos quedamos con la foto de Inez y Vinoodh del editorial de Alta Costura del Vogue Paris de Septiembre. La del Givenchy stendhaliano.
Mención especial a Raúl Rosillo por “Luz”, el vídeo que muestra la última colección de Leandro Cano. Vale, no son fotos, pero es tan bonito que en algún lugar lo teníamos que meter
Peor fotógrafo: Karl Lagerfeld. Zapatero a tus zapatos. Y a veces ni eso.
 

 
Mejor rebranding: Obviemos al hipster megalómano que hay detrás. Obviemos que nos metan doblada una colección de 2002 en 2012. El cambio de Yves Saint Laurent a Saint Laurent París, el logo, las tiendas, etc nos parece un buen cambio, acorde con el producto, con el nuevo aire que quieren darle a la marca e incluso con el espíritu de Yves. Ahora, insúltennos o hágannos unfollow.
Peor rebranding: ¿Manish Arora para Paco Rabanne? si encima de descabellado, no se publicita como es debido, no durará ni tres colecciones. En realidad, duró dos.
 

 
Mejor tendencia: Como creemos que aquí cada uno ve lo que quiere ver, haremos como que ha existido un tendencia sutil hacia el folk. El terruño, la madera, el punto gordo que te abraza, el asilvestramiento, la América profunda, los arces estampados y la franela son una parte importante de nuestro retorcido imaginario. Si es cierto que han vuelto, que no se vayan nunca.
Peor tendencia: El rollito Bronx noventero no nos aberra si no pasa de las beisboleras, los oros y los chándals metadona. Pero la actitud pandillera de ciertos diseñadores y su entorno parece ser tendencia en los últimos meses. Y por ahí no pasamos.
 

 
Stendhal en celebrity: Sin ser nosotros muy de armarios de famosas, somos conscientes de que hoy en día no eres nadie si no hablas de una alfombra roja. Sin saber mucho y sin haber repasado nada, nos acordamos del Tom Ford de Gwyneth en los Oscar. Tampoco hacemos ascos al estilo “al natural” de Michael Fassbender.
Horror vacui en celebrity: Ashley Judd en los Emmy. El vestido era de Carolina Herrera, pero a su lado, Carmen Machi parece Tilda Swinton.

 

 

Escriben Caty Shark de Aragón y Mariano José de Farra / Ilustra Syl St.

0 comments
Submit comment


− uno = 7