— Los fashionpedists

Conexión Maritrini

Una entrevista con Diane Pernet

No podemos imaginar a nadie más apropiado para inaugurar nuestra serie de entrevistas. Diseñadora, comisaria de arte, escritora y muchísimas cosas más, Diane Pernet es la creadora de A Shaded View on Fashion, un blog que lleva años siendo nuestra lectura diaria y que siempre va un poco más lejos que el resto a la hora de descubrirnos nuevos talentos, imágenes fascinantes y proyectos creativos desconocidos. En el mundo de los blogs, Diane Pernet sería una especie de emperatriz voluntariamente recluida en un selecto salón donde hace y deshace a su gusto. Su mundo no es el del estilismo, ni el de las powerbrands, ni el de las celebrities. Su mundo, como dijo aquél, no es de este mundo. Es otra cosa. Parapetada bajo sus gafas de sol, su peineta y su mantilla, ha construido un mundo de coherencia insobornable, en el que la moda se convierte en objeto de contemplación y de reflexión. Un lugar apartado para prestar atención a islotes de originalidad que afloran aquí y allá. Un locus amoenus, alejado de egobloggers, cazatendencias y tertulianos. Un verdadero lujo en los tiempos que corren, y un verdadero privilegio para nosotros. Por eso la invitamos a la primera entrega de nuestras entrevistas veraniegas. Y, para nuestra sorpresa, ella accedió encantada. Así que, sin más dilación, lean, miren y disfruten. Estas cosas no suceden todos los días.

Uno de los aspectos más interesantes de ASVOF es que es un blog sobre moda entendida como actividad creativa, y no como estilo. En ese sentido, posiblemente se sitúe más cerca de la crítica de arte que del análisis de tendencias o de productos. ¿Qué parte de la moda te interesa más? ¿Cómo definirías tu “mirada”?

Tienes toda la razón. Lo que me interesa es la creatividad en todas sus formas. Algunas de las personas más interesantes de la industria de la moda son ávidos coleccionistas de arte, como Raf Simons o Bernard Arnault. Miro las cosas desde el corazón, y las cosas que logran emocionarme son las cosas que logran interesarme. La moda es mi vida, pero la moda no basta para vivir.

La intuición es uno de los rasgos que caracterizan tu trabajo, y es esa intuición la que, a través de tu blog, nos ha puesto sobre la pista de nuevos creadores verdaderamente emocionantes. De todos tus “descubrimientos”, ¿hay alguno en particular que te haga sentir especialmente orgullosa, alguien de quien puedas decir “yo lo vi primero”?

Hace tiempo, Viktor & Rolf. En 1992, cuando ganaron el premio del festival de Hyeres, el premio incluía participar en Prêt à Porter, una feria de moda bastante terrible. No pude ir al evento en Hyeres, pero sí a la feria, y allí Viktor & Rolf pusieron un pequeño stand que era como un oasis, especialmente en aquel lugar. Desde el primer momento, apoyé su trabajo. Recuerdo que durante años estuve tratando de convencer a Joyce Ma (gurú de la moda hongkonesa, dueña de las Joyce Boutiques, responsable de la comercialización de la moda europea de vanguardia en Asia) para que echara un vistazo a sus colecciones. Cuando finalmente conseguí que fuera a verla, Viktor & Rolf habían hecho la peor colección de su historia, y Joyce Ma no terminaba de entender por qué le había insistido tanto. Claro que, años después, ella estaba comprándoles colecciones enteras para sus tiendas en Hong Kong. También descubrí a Haider Ackermann con su primera colección y encontré a Sandra Backlund en Estocolmo y a los Mareunrol’s en Riga. Propuse su obra al festival de Hyeres, y fueron los primeros diseñadores que ganaron los dos premios en metálico. He ido a todos los desfiles de Raf Simons y le he visto convertirse en uno de los diseñadores más importantes de nuestros días. Imagino que hay muchos más, pero estos son sólo unos pocos de esos nombres.

Hace algunos años, la difusión de la moda estaba mucho más restringida, porque los canales estaban mucho más controlados, y sólo había revistas, reportajes en TV, imágenes de las principales pasarelas… ahora, el panorama ha cambiado mucho gracias a internet. Sabemos que, por ejemplo, has colaborado con NotJustALabel, una plataforma que permite acceder a colecciones de una gran cantidad de diseñadores emergentes. Todo esto es fantástico, pero a veces tenemos la impresión de que es fácil perderse en medio de toda esta maraña. ¿Cómo haces para orientarte? ¿Cómo llevas a cabo la selección que publicas en ASVOF?

Es cierto que en Internet hay muchísima información. Doy cobertura a la gente que me parece interesante, y tengo muchos colaboradores que se ocupan de diferentes exposiciones y semanas de la moda. Para mí, es relativamente fácil saber qué me gusta, pero las cosas que me gustan son muy diversas.

En ese mismo sentido, habitualmente asistes a shows de graduación de algunas escuelas de diseño famosas. ¿Hay alguna de esas escuelas que te interese especialmente? ¿Deberíamos añadir algún nuevo nombre a los de Central Saint Martins, Amberes, Marangoni o Bunka?

Creo que la Escuela de Artes Aplicadas de Viena está convirtiéndose en un nombre muy fuerte, con profesores internacionales. En el pasado tuvieron a Helmut Lang, Raf Simons y ahora tienen a Berhnard Willhelm. Por otro lado, formo parte del jurado de La Cambre y de la Real Academia de Amberes este año. No suelo ir a Central Saint Martins con la misma frecuencia porque no tienen presupuesto para invitar a la prensa extranjera, y no puedo pagar para apoyar a los creadores. Hay algunos límites. En París, la única buena escuela de moda es el curso de posgrado del IFM. Por desgracia, el resto son sorprendentemente decepcionantes.

Al igual que a ti, a nosotros nos encanta el diseño experimental y la moda abiertamente vanguardista, pero tenemos la desagradable impresión de que éstos no son buenos tiempos para la experimentación. Toda una generación de genios creativos que ascendieron en los ochenta y los noventa está siendo reemplazada por nuevos diseñadores y estilistas que parecen haber optado por estéticas mucho más neutras, probablemente forzados por el aspecto comercial del negocio. Entendemos que es algo totalmente normal y deseable en tiempos de crisis, pero ¿no temes que la moda pueda perder esa dimensión emotiva, estética y artística que ha tenido en las últimas décadas?

Es una cuestión muy espinosa últimamente, porque el desafío es cómo ser al mismo tiempo arriesgado y comercial sin comprometerte a ti mismo hasta el punto de ser simplemente tibio. Rick Owens, por ejemplo, sabe encontrar perfectamente ese equilibrio, pero no es fácil. El otro desafío es que el las marcas de ropa masiva convierten la moda en algo muy accesible, y para un joven diseñador resulta imposible competir con esa industria a no ser que ofrezca algo verdaderamente original y a un precio medianamente razonable. El problema de los diseñadores (y yo soy la primera culpable, porque fui diseñadora) es que hacen ropa que ellos mismos nunca podrían permitirse comprar, y estamos en una época en la que el realismo tiene que hacerse ver.

Tu trabajo está estrechamente relacionado con el de una comisaria de arte: seleccionas cosas interesantes y las muestras con comentarios muy breves, dejando que las imágenes tengan todo el protagonismo. De hecho, no sólo hablas sobre moda, sino también sobre ciudades, gastronomía, vida urbana, cine, gente interesante… Esta concepción de la moda es muy refrescante y estimulante. Además, tus colaboradores amplían las fronteras de tu blog. ¿Cómo seleccionas lo que publicas en ASVOF? ¿Cuál es tu criterio?

Es enormemente diverso. Me interesa el arte, y creo que el arte es el major reflejo de nuestra época, como el cine, la música y la arquitectura, así que me gusta mostrar diferentes aspectos del presente en distintos lugares alrededor del mundo. Supongo que la idea es “alimentar” a la gente, inspirarles, y recibir, a cambio, inspiración de ellos. Mis colaboradores son los primeros lectores de ASVOF, así que saben qué cosas me interesan, porque son las que les interesan a ellos.

Si hablamos acerca del aspecto visual de la moda, no podemos dejar de mencionar el festival de cine y moda que creaste, A Shaded View on Fashion Film. La próxima edición tendrá lugar en octubre, en París. ¿Qué esperas de esta próxima edición? ¿Por qué decidiste hacer un festival acerca de películas de moda, que no es un género demasiado habitual? ¿Qué te atrae de las películas y videos de moda?

En la Universidad, estudié cine, y es algo que hoy sigue interesándome enormemente. Tengo dos amores: la moda y el cine. Y el festival es un modo de cerrar el círculo y apoyar a las personas en las que creo. Escojo las películas siguiendo el mismo criterio que adopto con la moda, de un modo instintivo, con el corazón, principalmente, aunque el intelecto también tenga una cierta importancia. Lo que hace que una película de moda sea buena es exactamente lo mismo que hace que una película cualquiera lo sea: te cautiva, te engancha, tiene un buen argumento, es visualmente atractiva, tiene buen sonido, buenas actuaciones, etc. La pregunta, a fin de cuentas, es ¿tiene esta película o esta colección algo que decir?

Después de años en los que has acumulado una cultura visual impresionante, ¿sigues sintiéndote emocionada o conmocionada cuando descubres un nuevo talento en la moda o en el arte? ¿Sigues estando a la caza de nuevos talentos?

Rotundamente sí. Me encanta descubrir talentos, tanto nuevos como viejos. Hace poco estuve en Chile y visité el museo de moda, y había una película, una vieja película casera en Super8, que mostraba a una madre guapísima, una mezcla entre Ava Gardner y Rita Hayworth, elegante, sensual y totalmente maravillosa. El video duraba apenas 5 minutos, pero abarcaba desde finales de los años cuarenta hasta finales de los setenta, mostrando cómo vestía esta mujer a lo largo de los años. Pensé que era una película de moda, y estoy encantada de que el museo haya accedido a prestármela para proyectarla entre el 7 y el 9 de octubre, cuando se inaugure ASVOFF en el Pompidou de París. Encuentro talentos interesantes de los que nadie ha oído hablar, y también otros muy establecidos y asentados, como Mike Figgis, que hizo los videos para Lanvin for H&M, y me ha dado el montaje del director para que lo Proyecte en ASVOFF 4, porque es una muy buena película. Ellen von Unwerth es otro de esos nombres, y ha hecho algunas películas maravillosas. Un joven director neoyorquino
ha hecho también un documental acerca de Ultra Violet, la superstar de Warhol. Me sorprendió mucho ver cómo es ella ahora, pero el criterio que ha seguido el director es unir moda, belleza y estilo, y el resultado es un poco Grey Gardens. Me gustaría pensar que la vida seguirá ofreciéndome nuevos estímulos hasta que esté a dos metros bajo tierra.

Sabemos que estás al corriente de las novedades en moda española, y habitualmente mencionas a diseñadores como Carlos Díez o David Delfín. En tu opinión, ¿qué es lo mejor y lo peor de la industria de la moda en España?

Sin duda, me gustan los diseñadores que has mencionado, y son muy distintos en su aproximación a la moda. Glenn Belverio ha estado dando cobertura a Madrid y Barcelona para mí en los últimos años. Creo que, en general, la moda española es más interesante en el campo de la ropa para hombre, al igual que sucede en otras ciudades como Seúl y Tokio, aunque no tengo muy claras las razones. El aspecto negativo es que quizás la moda española sea un poco demasiado comercial, pero, si vende, me parece bien. Y, después de todo, es la patria de Zara y de Mango.

Por ultimo, ¿podrías recomendarnos…?

Un diseñador emergente: Jean Paul Lespagnard. Vive en Bruselas y se formó en Lieja, que no es una escuela especialmente reputada, pero su trabajo está muy bien construido y tiene una buena dosis de humor. Me recuerda a Jean Paul Gaultier cuando era joven.

Un artista plástico: Theo Mercier. Es un joven artista francés con un montón de talento, y le gusta jugar a poner objetos inocentes en situaciones sexuales. Es muy divertido.

Un diseñador de moda (no necesariamente actual) que te fascine: Charles Jamesfue la razón que me hizo dedicarme al diseño de moda. Por supuesto, me encanta Madame Grès y Balenciaga. De los nombres más recientes, mencionaría a Boudicca, Raf Simons, Rick Owens, Haider Ackermann y Riccardo Tisci.

Un libro de moda: Guy Bourdin, In Between, que es un libro de fotos pero que es moda al mismo tiempo. También acabo de terminarme Power Dressing. First Ladies, Women Politicians and Fashion , que me ha resultado extremadamente interesante, educativo y entretenido. ¿Sabíais que Hilary Clinton ha cambiado de peinado 32 veces desde que se dedica a la política?

Un libro (literatura, ensayo, poesía): Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami. También las series de libros de Nobuyoshi Araki (publica uno nuevo cada año). Me gusta mucho The Anarchy of the imagination: interviews, essays, notes, de Rainer Werner Fassbinder, Michael Toteberg y Leo A Lensing. Por último, el libro que acabo de leer: Isabella Blow: A Life in Fashion, de Lauren Goldstein Crowe.

Escribe, Mariano José de Farra | ilustra Pitina Caleya

1 comment
  1. AnitaPatataFrita says: 14 julio, 201110:16

    Menuda entrevista, y aunque no entiendo ni la mitad de lo que habla esta señora, se la ve muy vivida y apasionada de lo qeu hace, eso es motivador la verdad, pocas quedan! y me tomo nota de los libros que cita.

    :)

    Pd.- más entrevistas please!

Submit comment


uno + = 5